Comunidad Todoele

Red social de profesores de ELE

A raíz de discutir sobre el mismo tema, sea entre colegas reales o virtuales, es decir, foros y webs dedicadas al mundo de ELE, quería preguntar vuestra opinión y saber si podemos mejorar de alguna forma nuestra situación.

He oído hablar de la situación de los profesores en el IC. La queja que une a un alto porcentaje de ellos se podría hacer extensible a muchos de nosotros. O matizaría: los que no podemos acceder al "privilegio" de formar parte de la plantilla del IC, aunque sea como "colaboradores autónomos", estamos todavía peor. En general, en el IC se gana mejor y el "prestigio" de pertenecer al IC pesa más en el CV que el de rondar de academia en academia, por ejemplo.

Yo he trabajado como profesora de Lengua y Literatura en España, en la privada y la pública. Sé lo que es tener unas condiciones laborales excelentes, que es lo que yo considero ser funcionario en la Educación, más allá de problemas en cuanto a oposiciones, centros, tumbos hasta obtener plaza fija, etc. Desde que trabajo en el mundo de ELE sé lo que es estar en situación muy precaria y no tener ninguna esperanza de cambio. Y además, no me queda más que asumirlo. Eso, o me paso a la educación reglada oficial, en colegios, institutos de enseñanza obligatoria...en el extranjero, claro, o sacrifico a mi familia, pareja, amigos, etc, para ir a vivir a donde exista una EOI con plazas de ELE; y eso con oposición, precariedad de nuevo, media vacante, sueños y pesadillas mediante...hasta llegar a qué? a llevar a juicio a la universidad de turno porque prolonga los subcontratos de lector/a de año a año hasta querer echar a alguien tras 20 años de entusiasta, sacrificada y abnegada entrega al trabajo? -hablo sabiendo de lo que hablo.

Lo que yo conozco: autónoma, con cursos que varían según temporadas, entre academias privadas, empresas, extraescolares, VHS (en Alemania, más o menos equivalente a Centro de Actividades/formación para adultos) o la universidad. Cada lugar te puede ofrecer 45min, 60min, 90min o 3h, una o dos veces por semana, 10, 11, 15 semanas. Fin de curso. A otra cosa. Intensivos. 6 u 8 horas por día, una, dos, tres semanas. A otra cosa. Y claro, a volar de un lugar a otro, desde que te levantas hasta que te acuestas, de 7.30h a 22.30, de lunes a domingo, con infinitas e irregulares pausas de tiempo perdido o que tratas de aprovechar sin conseguirlo.

Si hay contrato, lo hay fijando o no esas horas. O hay facturas, directamente, que una hace y que en la mayoría de las ocasiones son cobradas a fin de curso (tres o seis meses después de empezar), semanas después de presentar la factura, o...nunca.
En el caso de tener contrato, siempre como colaboradora autónoma, hay que luchar para que se escriban las condiciones en el caso de tener que costear los trayectos -porque también hay que salir de la ciudad y "viajar" de pueblo en pueblo-, fotocopias, etc. Y venga a acumular facturas que serán pagadas cuando bien les venga.

Por supuesto, no hay seguridad social, te la tienes que costear tú misma, no hay ningún tipo de cotización y, por tanto, ningún derecho a paro ni a jubilación. Si quieres, plan de pensiones. Las vacaciones no las cobras, lógicamente, y si no puedes permitirtelo, pues no las tomas. La hora no trabajada es hora no cobrada. Así que si al alumno /alumnos les apetece no hacer clase, no te pagan. Aunque te avisen el mismo día o un par de horas antes. Te quedas sin cobrar. Enferma? no me lo permito desde que soy autónoma.

Por supuesto, todo lo que se gana hay que declararlo y pagar impuestos, que a veces hacen absurdo haber tomado algún curso.

Ni qué decir tiene como estos "horarios" y condiciones laborales repercuten en mi vida personal, como en la calidad de la enseñanza, aunque yo trate de que no sea así.
Desde luego, esta vida es incompatible con la vida familiar -ni hablar de tener hijos, lo cual, a mi edad, pues ya se va convirtiendo en dificil, social - fijar citas?, personal -olvidate de hacer deporte de forma regular en cualquier curso o seguir formándote en cualquier cosa que sea regular y fija. Ocio? qué es eso?
No tengo que añadir, pero por si acaso, recuerdo que a las horas de clase se añade lo que nadie paga: horas de preparación, corrección de exámenes y de deberes, horas de coordinación, intercambio de mensajes con alumnos, y un largo etcétera que ya conocéis.

Será que estoy loca por trabajar con entusiasmo, a pesar de hacerlo sin "dignidad"? no creo que pueda mantenerme mucho más tiempo así, la verdad. Pero sueño con poder hacerlo. Todos tenemos un poco de Martin Luther King. ;-)

Sin embargo, sinceramente, no veo como se puede funcionar de otra forma en nuestra profesión, trabajando en centros no reglados, universidad o del tipo del IC, donde nadie puede nunca asegurar el número de estudiantes interesados o de cursos que pueden tener lugar.

Alguna solución? Agradeceré todas las opiniones que podáis compartir, así como las experiencias.

Un saludo de una profe sin resuello, pero feliz con sus estudiantes. Y ahora, a seguir el vuelo!!

Carmen

Visitas: 402

Responde a esto

Respuestas a este foro

Hola a todos.
Participo en este foro sólo porque mi amiga de la CT Carmen me lo ha pedido y no porque crea que tenga algo positivo que aportar.

Carmen misma ya señala los principales problemas que hay en esta profesión: precariedad, intrusismo y falta de reconocimiento o prestigio social.

De la falta de prestigio casi prefiero no hablar, pues mucho me temo que es extensible a todos los docentes, lo cual agrava aun más la situación.
El intrusismo es un tema muy complejo y tampoco tengo recetas mágicas, aunque para mí intruso en la enseñanza de ELE no es aquel que carece de un título X sino quien da clase sin preocuparse por la fiabilidad y adecuación de lo que transmite a sus alumnos ni hace nada por seguir formándose él mismo como profesor.
La precariedad también -mucho me temo- se da en casi todas las profesiones hoy día...

Al grano pues:
El prestigio hay que ganárselo a pulso y, en mi caso personal, lo que más me importa es la opinión de mis propios alumnos.
Regulando la titulación requerida y/o exigiendo títulos de posgrado para combatir el intrusismo también se crean muchas trampas. Por ejemplo, yo misma -ahora que se ha introducido el español en la secundaria griega com L2- no puedo enseñar ahí por ser licenciada en Filología Inglesa, cuando hasta hace poco los estudiantes griegos podían cursar F. Hispánica con notas de corte por debajo de la media por falta de demanda. O, como ya he dicho en alguna otra ocasión, cualquier licenciado en lo que sea que haya realizado un máster cualquiera de ELE me desplazaría automáticamente en los lugares donde exista un baremo, porque yo no he podido costeármelo.

A todos estos problemas hay que añadir el enchufismo, amiguismo o falta de méritocracia en muchas instituciones -con lo cual el panorama no es ciertamente alentador- así como la falta de mecanismos para comprobar que se cumplen las normas que regulan la actividad de los profesores en los centros privados de enseñanza (al menos en Grecia y, por lo que sé, en España).

¿Hay algo peor?
Pues sí; la falta de solidaridad y compañerismo entre los propios docentes!!!
Ay, Carmen, que te hablaba de todo menos de la precariedad, que es lo que a ti te interesaba...
Hoy por hoy, sólo veo dos posibles soluciones:
Arriesgarse a montar una academia propia o/y crearse una tupida red de contactos...
Siento no poder ayudar, pero es que soy el peor ejemplo: Para mí mi marido y mis hijos siempre han sido lo primero, hice lo que buenamente pude para compaginar familia y trabajo hasta que me harté de trabajar en academias y ya no cotizo en la Seguridad Social ni voy a cobrar jamás jubilación!!!
Gracias, Leonor. Estoy de acuerdo, lo que más me importa es hacer bien mi trabajo y que mis estudiantes aprendan y disfruten en las clases. El problema es más allá del prestigio la inestabilidad, la precariedad, lo mal pagado que está y como tú decías, el intrusismo.
Yo me licencié en F.Hispánica hace mucho, hice el CAP, antes de la creación del master en la UIMP tomé dos cursos -muy caros- en la misma universidad, en verano. He trabajado durante más de diez años en educación, cuatro en ELE.
No puedo costearme el master completo y veo como me he hecho "mayor" para los lectorados y demás puestos donde exigen master y edad máxima. No quiere decir que no me forme, lo hago constantemente, de forma autodidacta o participando en talleres, encuentros, etc, que sí me puedo costear y que encuentro, en general, efectivos.
Y de lo que más decepcionada me siento es, coincidiendo con tu última apreciación, de la competitividad y la falta de compañerismo entre docentes, cosa que nunca hubiera creído que podría encontrarme. Sabía que algo así existía en el mundo empresarial. Pero en educación??

Por otro lado hay lugares comunes como la CT u otros sitios web, o compañers con quienes comparto de vez en cuando sabores y sinsabores, desayunando junts en nuestro "departamento", que es nuestras propias casas o algún buen café.

Seguiremos reflexionando. Gracias por tus palabras!
Un abrazo
Gracias a ti, Carmen.
Parece ser que, absurdamente, la falta de compañerismo es aun mayor en estos ambientes... Quizás sea precisamente esa precariedad laboral de la que hablamos lo que hace que algunas personas intenten "ascender" -no sé adónde- a base de dar golpes bajos a otros compañeros.
Hace un par de años tras un incidente que me dolió mucho intenté reflexionar, aunque de manera solapada, sobre el tema en mi blog.
Quizá te interese:
Acoso laboral

Un abrazo.
He leído tu post, es interesante; me sigue sorprendiendo como el acoso laboral puede tener adeptos en el mundo académico. Sobre todo en la universidad. Es triste.
Como tú, me gustaría tener herramientas para hacerle frente, en el caso de que llegue. Yo lo veo no solo en los "jefes", sino también en compañeros que preguntan una y otra vez: y tú cuántos grupos tienes? y cuántos alumnos? y cuántos cursos continúan? y se ríen -en plan "colegas"- cuando un grupo mío no continúa y el suyo sí, ya ves. O cuánto te pagan. Y un largo etcétera. Y se mosquean si tengo más grupos cuando no ven que en otra temporada puede ser al revés.

Mi actitud: pasar de ellos, como dicen los chavales. Mi principio se parece al que tú propones en tu post: Desconfiar de quien habla mal de los compañeros. También del que lo hace demasiado bien de sí mismo. Como tú dices, sería interesante plantear un foro en el que hubiera propuestas y herramientas para enfrentarse al mobbing.

Pero en este post la precariedad era mi preocupación. Lo peor: creo que no hay opción mejor, por lo que ya comentaba, el propio formato de los cursos en la enseñanza no reglada y en las universidades es parecido.En los departamentos de aprendizaje de idiomas brillan las sonrisas, a veces falsas. Lástima.
Sin embargo, también he encontrado grandes amigos con los que trabajar y compartir otras cosas. Hay de todo!! (me gusta esta frase, sacada de un libro de ELE). :-)
Gracias por tu aportación, Andrea. Ya ves que somos unos cuantos en la misma situación. Como tú te planteas, así me planteo yo el futuro, si no suena una flauta en forma de plaza. Veremos qué nos depara.
Siento mucho lo que comentas de México. Todos imaginamos que la situación en México debe ser complicada, pero solo los que lo vivís a diario sabéis hasta qué punto es dura. Estos días hablé de México en clase, con muchas actividades, textos, fotos, sobre la fiesta de los Muertos. Estoy recopilando dvd con vídeos de calidad, formato atractivo y audios adaptados para estudiantes de Español. Temas: países, cultura, sociedad, ya sabes. A ver si tengo suerte y me envían algo así de la embajada de México, los alumnos disfrutan mucho con las actividades audiovisuales y aprenden muchísimo, rompiendo tópicos. Es algo que, si tuviera las herramientas, podría hasta intentar confeccionar yo, uniendo mis dos pasiones:viajar y el mundo de ELE. Me iría cámara al hombro y después a publicar los dvd. :-)
Un abrazo!
Chicas, chicas!
Obviamente yo pertenezco a otra generación y me asusta que incluso un trabajo tan inestable como el nuestro nos haga replantearnos la maternidad...
Eso es algo muy personal y me da rabia ver que en nuestra sociedad se sacrifica hasta lo más sagrado para mí en aras de ¿qué?
Tampoco es que me den pena los que no tienen hijos. Al contrario; pienso que se libran de bastantes sufrimientos en esta vida, pero no aguanto más una cultura del "vivir para trabajar" y "trabajar para consumir" cuando debiera ser simplemente "trabajar para vivir (+con dignidad)".
Tenéis todo el futuro por delante y nadie sabe lo que nos deparará!
Muchos ánimos, un beso y mis mejores deseos para las dos
Me siento tan identificada con todo lo que habéis dicho.Me he sentido menos sola y reconfortada al comprobar que mis problemas son muy comunes en este nuestro mundo de
ELE.
Con mis mejores deseos,
María Luisa
La solución es sindicarse, por un lado, y decir "no" por otro. A muchos empresarios les sorprende que les digan que no, los hay que incluso se indignan. El argumento de que hay miles esperando en la puerta, si eres una persona especializada en ELE, no debería amedrentarte. Filólogos hay muchos, especialistas en ELE, filólogos o no, no tantos.

He invertido muchos años en formarme y muchos sacrificios y no acepto cualquier oferta ni condición. No salgo de mi ciudad por menos de 1200 euros y "lo mucho que me satisface mi labor" no me compensa en relación a las ganas de matar que me produce trabajar para sinvergüenzas.

¿Mi consejo? Somos una generación de quejicas sin ganas de luchar, ajenos a la cultura sindical y reivindicativa. Ya que puedes estar solo ante el peligro, te aconsejo que, en caso extremo, "quemes las naves" y no trabajes en ese sector si no te tratan como deben.

Prefiero trabajar como dependiente de una tienda y aprender a vender ropa (no es mi caso) cobrando el doble que cobrar la mitad dando todo lo que sé, que vale oro. Actualmente, en la academia en la que estoy me tratan bien, así que no me puedo quejar. Pero no fue ni la primera, ni la segunda , ni la tercera oferta que recibí.

La solución, que nunca es individual, sería forzar la "ley de la oferta y la demanda". Fomentar, dentro de nuestro tercermundista aparato productivo, el turismo lingüístico junto a la enseñanza del ELE, se presiona al estado y a los sindicatos para que sólo pueda trabajar en este campo la persona que cumpla ciertos requisitos (algunos empresarios cabrones serían capaces de poner a una cabra a dar clase antes de subir sus míseros jornales) y, ya como grupo estructurado, presionamos para obtener condiciones dignas. Podríamos incluso pedir la colegiación. Si hay mucho empleo y se persigue con saña el "intrusismo" y el empleo sumergido, si lo hubiera, ya sólo nos queda organizarnos mínimamente para obtener unas condiciones de trabajo dignas.

En resumen, no hay soluciones individuales, son problemas estructurales. Veo excelentes profesionales en este foro. Me duele decirlo, pero si no veis nuestra actividad justamente recompensada, sería conveniente que os plantearais un cambio radical: de país, de profesión o de postura. Yo salí corriendo de España y en Alemania encontré mejores condiciones de trabajo. Luchemos o abandonemos, pero esta agonía, esta humillación social y esta pobreza (lo digo con todas las letras) no se paga ni con todas las sonrisas de los alumnos más encantadores de este mundo.

Mucha suerte y mucho ánimo, que os merecéis lo mejor.
Hola Javier, ante todo, gracias por tus palabras.
Bueno, ante todo decirte que me alegra que te vaya bien, y por otro lado, decirte que resulta muy difícil tomar la postura que tú comentas, cuando tienes hijos y facturas, ya sabes. A veces, yo misma también, llevados por la pasión hablamos sin tener en cuenta aquello de Ortega y Gasset, "el yo y sus circunstancias". Las razones personales, sean familiares o sociales o las que sean, condicionan mucho las decisiones individuales.

Por mi parte no me considero parte de la generación de quejicas, aunque sí que expongo problemas para contrastarlos con otros y así encontrar la mejor solución...o eso intento. Me he pasado la vida luchando en muchos frentes y ahí seguimos, porque creo en lo de la unión hace la fuerza. :-)
A nivel profesional, yo no puedo trabajar en nada diferente porque este trabajo me apasiona. No puedo esperar un contrato en una academia porque aquí donde vivo no existe tal sistema de contratación. Me tengo que "conformar" (como ya he dicho, es imposible para mí de otra forma) con la escasa remuneración y con el sistema de honorarios porque no existe otra cosa.
Para unirse hace falta que haya gente que se quiera unir a tí...y algo que he encontrado en el campo de profesores de ELE y que nunca pensé que encontraría es la competitividad y el individualismo. Además de que, como ya he comentado en el post publicado, dado el cáriz de los cursos y la fluctuación de estudiantes, nadie puede asegurar el mismo número de cursos y de estudiantes, por lo que no hay posibilidades de contratar al personal.
Y, para terminar, conozco a muchísima gente que trabaja de forma "sumergida" y muchísimos que lo hacen sin especialización. Lo digo porque hay de todo: gente titulada que no tiene ni idea de dar clase, o que es un genio, o gente sin formación específica y que son fantásticos. O no.

No sé si la solución pasa por la titulación, en mi caso yo he aprendido trabajando, a pesar de haberme licenciado en Filología y tener el CAP y demás. La experiencia me ha dado y me da, mucho. Además de la formación continua con determinados libros y determinados cursos. No puedo pagar master ni muchos cursos. Pero sí aprendo mucho de compañeros como los que hay por aquí -virtualmente- y los compañeros "físicos" que son menos "individuales"´y gustan de trabajar en equipo. Necesito el trabajo con compañeros, hablar de diferentes métodos, didáctica, dudas gramáticales...pero no siempre es fácil encontrar el foro correcto.

No he aportado apenas nada a la discusión abierta por mí misma...sigo reflexionando en ello. Pero queda mucho por hacer en la cuestión de la profesionalización y la titulación. Y ahí estaremos todos, tú, yo...y los que se sientan tan apasionados por este trabajo como nosotros.
Gracias por la puntualización. Celebro que sientas pasion por tu trabajo y que brindes a los demás tu profesionalidad. Pero todos tenemos "circunstancias", debo decir. Tengo ya una edad, no soy tan joven, he trabajado en varios países y tengo algo de criterio al respecto. En Alemania se puede vivir moderadamente bien del ELE, pero lleva tiempo. Se puede intentar pasar por las horcas caudinas de la burocracia alemana y meter el pie en su sistema educativo, falto de profesores de español. A mí me disuadió el esfuerzo que tenía que hacer, pero para una persona con una familia a la que sacar adelante, ese sacrificio merece la pena. Mis circunstancias eran más cómodas y decidí no hacerlo.


Por otro lado, es falso absolutamente que no podamos hacer otra cosa. Siempre podemos hacer otra cosa, otra cosa es que nos guste. Yo tengo la opción de preparar oposiciones y sé que en un plazo de entre un lustro o dos estaré trabajando cómodamente para la única teta de trabajo cualificado y bien pagado de este país: el estado. Pero no quiero engordar el culo frente a un montón de apuntes, trabajando a media jornada en alguna mierda y viviendo con los papis viendo como mi juventud se pudre. Estas son las circunstancias de mi generación y lo son tanto como cualesquiera otras. Yo dije que no y me dije a mí mismo lo que quería: trabajo cualificado y salario sin pasar por esa ridiculez de la oposición. Había que sacrificar algo: vínculos afectivos y raíces. Había que salir del país y eso hice.

Una persona con una titulación superior que habla alemán y español, con algo de inglés que sepa, tiene mucho trabajo en Alemania en montones de empresas, con un salario previsible (no muy alto, pero los salarios en Alemania son buenos) y posibilidades de ascenso.

En cuanto a los pobres empresarios jeremías y llorones que no pueden, no pueden contratar a nadie porque nunca saben qué va a pasar ni cuántos alumnos van a tener... ¡Bienvenidos al mundo de la empresa! No creo que el Corte Inglés o Inditex hubieran llegado muy lejos con actitudes tan paletas como las de nuestros empresarios locales. En mi empresa, casi todo el personal docente es fijo. Y llevan diez años.

Me reitero: la televisión es mala, porque la gente la ve, pongan lo que pongan. Las condicones de trabajo en el ELE son malas, porque los excelentes profesionales del sector confunden generosamente vocación con misión humanitaria.

Amiga Carmen, mi consejo: busca un empleo fuera del sector que no te chupe mucho tiempo (no un Minijob, obviamente), a ser posible, con jornada compatible con guarderías y escuelas. No es fácil, pero es posible. Una vez lo tengas, quédate con la crema de las mil pequeñas "Nebentätigkeiten" que tengas y corta. Vales para miles de cosas laboralmente, seguro, y tus servicios pueden ser oro en montones de empresas. Establece prioridades y decide. Siempre puedes, si el tiempo te lo permite, coger algún curso en la VHS o dar particulares a pequeños grupos en tu casa. Una persona con tanta conocimiento de interculturalidad e idiomas, puede ser una excelente jefa de compras en una empresa, entre otras muchas cosas. Ánimo, tu bienestar y el de tu familia es lo más importante.
Me parece que en estas discusiones se está perdiendo de vista un punto que, personalmente, considero de una importancia extrema: el doctorado. Ésta es una pieza clave en cualquier carrera docente, máxime si se aspira a trabajar en una universidad. Con él la situación laboral cambia radicalmente y los sueldos también. Cualquiera puede darse cuenta de que un doctor en filología española con algunos años de experiencia puede obtener plaza en diversas universidades (no de España, donde todo sigue otros caminos, pero sí del resto del mundo) con contratos de varios años o incluso permanentes y salarios nada desdeñables. Sin él las posibilidades quedan muy reducidas. Personalmente considero que si miramos las expectativas laborales del futuro es muchísimo más rentable realizar un doctorado que no todos esos máster de los que tanto oigo hablar. En cualquier universidad de cualquier país un doctor pasa por delante de alguien que no tenga doctorado, aunque tenga diez máster y veinte años de experiencia.

RSS

Vídeos

  • Añadir vídeo
  • Ver todos

Distintivo

Cargando…

© 2017   Creado por Jesús Suárez.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio